Eyaculación femenina

                                                                        Eyaculación femenina, ¿Por qué no eyaculo?.

orgasmo femenino

Hace días que llevo pensando escribir en mi blog sobre este tema pero no quería precipitarme, quería que este post fuera directo, sin muchos rodeos ni conceptos y que estuviera escrito de la forma más pedagógica posible para que quedara bastante claro lo que les quería decir a muchas mujeres que alguna vez se han hecho la pregunta con la que comienzo mi post. Primero me gustaría aclarar, para desechar malentendidos, que mi intención no es detallar qué es la eyaculación femenina, ni aquí vais a encontrar qué es y cómo se estimula el llamado punto G, sino más bien despejar algunas dudas que encuentro en mi consulta de sí con el orgasmo las mujeres podemos o debemos eyacular.

De un tiempo a esta parte llevo viendo en mi consulta, de forma más o menos continuada, a chicas que en principio me llaman por un problema de anorgasmia (por supuesto esto es un autodiagnóstico suyo, no mío) y la verdad es que muchas veces me sorprendo, ya que entran a mi consulta y lo primero que me dicen es: “Hola me llamo …. y soy anorgásmica” y tengo la tentación de preguntarles y muchas veces les pregunto si se suelen presentar así a todas las personas nuevas que conocen, evidentemente me dicen que no pero me sirve para romper el hielo y para que entiendan que esa no es una buena definición ni de ellas mismas, ni de su vida sexual.

Suelen ser chicas jóvenes, de unos veinticinco años, con experiencia sexual pero que por casualidad se han encontrado en su vida con una pareja que ha decido darles su opinión de lo que él considera lo que es el orgasmo femenino (todo parejas masculinas). Espero este post sirva también para clarificar algunas cuestiones que puedan tener ellos y así evitar más consultas sobre este tema. Muchas veces pienso que sería positivo que vinieran a la consulta acompañando a sus parejas y explicarles cómo funciona la respuesta sexual femenina, nos ahorraríamos en muchos casos que las parejas vuelvan a nuestra consulta de sexología.

Cuando indago más sobre lo que ellas llaman anorgasmia, me encuentro que a lo largo de su vida han disfrutado y disfrutan plenamente del sexo, que nunca han tenido problema ninguno con sus parejas anteriores y que tienen orgasmos satisfactorios como la que más. Entonces les pregunto” ¿Y por qué solicitas la ayuda de una sexóloga, si por lo que me comentas no tienes ninguna dificultad sexual?” Y entonces viene la historia. Lo que a continuación me relatan con un gran malestar es que sus parejas piensan que ellas verdaderamente no disfrutan del sexo ni de sus propios orgasmos ya que o no lubrican en exceso durante la relación sexual (no sé cuál es la cantidad de flujo que esperan) o no eyaculan, ósea que en el momento del orgasmo tiren un chorro por la vagina. Al final acaban ellas pensando que lo que les pasa no es lo normal y que algún problema tienen que tener para que no les suceda lo que quieren sus parejas.
Lamento comunicarles a esos hombres que desean con todas sus fuerzas que eyaculemos por la vagina que esto no va a pasar, que la respuesta sexual masculina y femenina es diferente, que el orgasmo y la eyaculación están controlados por dos sistemas diferentes y que, no sé si por suerte o por desgracia, las mujeres no tenemos próstata ni vesículas seminales como las masculinas, por lo tanto no eyaculamos. Quizá parezca demasiado simplista y que he acabado haciendo una reducción a lo absurdo, pero me gustaría que quedara claro que no debemos darle más importancia de la que tiene, para mi ninguna, que las mujeres la mayoría de las veces no expulsemos una gran cantidad de líquido durante nuestro orgasmo.

Quizá estas parejas están buscando el llamado punto G, no lo sé. Ese supuesto punto mágico que únicamente con ser presionado proporciona increíbles orgasmos a las mujeres, pues esto no funciona así. Se ha constatado que es posible que con una estimulación adecuada de este tejido que se encuentra entre la uretra y la vagina
(no suele suceder con la penetración) podemos llegar a expulsar una elevada acumulación de flujo, pero que no produce en sí misma ninguna respuesta orgásmica, sino unas ganas tremendas de orinar, cosa que a muchas mujeres molesta y esto es lo que se le llama, de forma en mi opinión equivocada, la eyaculación femenina.

No es mi objetivo en este post hablaros mucho más del llamado coloquialmente punto G, como ya os he comentado al inicio de este post, quizá en un futuro próximo lo haga ya que es un tema que puede dar para más, incluyendo las controversias que existen hoy en día en el campo de la investigación. Hoy, simplemente quería aclarar puntos fundamentales para que esas parejas que encuentran la barrera de su disfrute sexual en esta duda, esta pueda ser resuelta por fin en este post.

Por supuesto, si tenéis más dudas podéis escribirme un mail con vuestras preguntas a info@consultasexologica.com.

Author Info

Irene Pérez

Irene Pérez

Psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja

Comentarios ( 1 )

  • Silvia

    Un mensaje que ha quedado muy claro, me parece un tema interesante que muchas veces las chicas de mi edad no conocemos y nos preocupamos muchisimo por ello. Gracias por tus aclaraciones. Esperaré al próximo!!! Ciao

Dejar un comentario